Publicaciones

Artículo “Mi abuelo vivió en Santa María de Valbuena”

El de la foto. Gorgonio Urdiales Moral, es mi bisabuelo. Él y su mujer y sus hijos, vivieron por unos años en el monasterio de San Bernardo, hoy más conocido por Santa María de Valbuena. En el artículo que me han publicado en www.puebloenpueblo.com cuento por qué y cuándo pasó todo esto. Las estancias, el claustro, la panera, la sala capitular… Todo era para ellos. Debajo de la foto está el enlace.

Mi abuelo vivió en Santa María de Valbuena

Artículo: “La novela de este mes, El camino”, en AFDA nº 62

Mes a mes, voy escribiendo en AFDA sobre las novelas de Miguel Delibes. Dos folios, no más. Esta vez traigo una de las novelas cumbre del escritor, El camino. http://afdaestiloymagisterio.blogspot.ca/p/63-ec-delibes.html

Delibes, la novela de este mes: El último coto

El último coto cumple 25 años. Sigo celebrándolo, esta vez en AFDA nº 61:  http://afdaestiloymagisterio.blogspot.ca/p/61-euc.html

“A 25 años de El último coto de Miguel Delibes”, www.revcyl.com

En 2017 se cumplen 25 años de la publicación de este libro: El último coto. 

En el artículo que me acaban de publicar, hablo sobre el libro y, además, cuento parte de la entrevista que le hice a Jesús María Reglero, dueño de aquel coto en el que concluyó Delibes sus días como cazador. Reglero, que también aparece muchísimas veces en el libro.

http://www.revcyl.com/web/index.php/colaboradores/item/8948-a-25-anos-de-el-ultimo-coto-de-miguel-delibes

El tío Alfredo, de rutas con Delibes: La Santa Espina

El tío Alfredo lleva recorridos más de la mitad de los pueblos de las Rutas de Delibes. El último hecho artículo en https://puebloenpueblo.com/2017/03/22/el-tio-alfredo-de-ruta-con-delibes-la-santa-espina/

El tío Alfredo, de ruta con Delibes: La Santa Espina

Suena la campana en La Santa Espina. Se hace un silencio. Mi tío Alfredo camina hacia la puerta del monasterio en el que todavía viven algunos hermanos de La Salle. La mañana es fresca pero luce el sol. “El hermano Eugenio, el hermano Eugenio”, se repite mi tío Alfredo.