www.revcyl.com: «El tío Ratero, ente real y de ficción». Mayo 2013.

Comienzo con este una serie de artículos sobre el tío Ratero. Todos aprecerán en www.revcyl.com.

http://www.revcyl.com/2013/colaboradores13/jurdiales/revcyl_revista_de_castilla_y_leon_a_vueltas_con_delibes_jorge_urdiales_el_tio_ratero_entre_real_y_ficcion_20130526.html

El tío Ratero, ente real y de ficción

Al acabar de leer Las ratas sabemos que el tío Ratero va a pasar sus últimos días en la cárcel por un asesinato cometido por motivaciones
puramente animales como es la defensa de su territorio de caza. Final duro, ásperamente delibesiano.


El tío Ratero, uno de los personajes más duros creados por Miguel Delibes es, a la vez, un ente real y un ente de ficción. Por el propio testimonio del escritor sabemos que el tío Ratero es la sombra hecha ficción. Es, ciertamente, un personaje de novela, pero creado a partir de un concreto personaje real que encontró el novelista en una de sus cacerías en tierras de Segovia.

El cazar ratas de agua y comérselasera una costumbre popular que todavía se mantenía en Castilla a mediados delsiglo XX. Este hecho popular de cazar ratas en arroyos y ríos fue, desde entonces, degenerando y acabó por perderse. Aparte de que el número de ratas disminuyera en las riberas castellanas, el desarrollo que se produjo en España en la década de los 60 (fruto del esfuerzo de los años 40 y 50) hizo que la gente comiese otras cosas. Ya no fue necesario comer ratas pudiendo tener todo tipo de alimentos frescos en las neveras. La comodidad de comprar unas codornices peladas no tenía comparación con el trabajoso esfuerzo de buscar ratas en el arroyo del pueblo, pelarlas después, limpiarlas y guisarlas. Además, los paladares se fueron haciendo más exquisitos y fue aumentando la repugnancia ante un animal de campo como este.

El tío Ratero, como decía, es un ente real y de ficción a la vez. Vive de cazar ratas en su pueblo. El novelista no nos da el nombre del tío Ratero. Lo deja simplemente en un apodo, que lo singular y definitivamente. Sin perder su raíz de ser concreto, el tío Ratero, personaje concreto, con el transcurso del relato de Las ratas, va emergiendo a la par que como personaje singular, como caricatura de un tipo de personas extrañas. Es un tipo esperpéntico, pero se sostiene objetivamente y resulta símbolo estilizado de una zona infrarreal de personas que de hecho se han dado –mutatis mutandis- en  el orbe rural de las tierras castellanas.

Jorge Urdiales Yuste

Deja un comentario