A vueltas con Miguel Delibes: los arados. www.revcyl.com

 ”A vueltas con Miguel Delibes: los arados”, en www.revcyl.com, Valladolid, abril 2009.

http://www.revcyl.com/tribuna%20libre/La%20pagina%20de%20Jorge%20Urdiales.html

 

 

 

 

 

 

A vueltas con Miguel Delibes                     

Los arados

Delibes es un hombre de campo pero no es un labrador. Escucha a las gentes de los pueblos, les copia un giro, un latiguillo, una palabra…Pega la hebra con ellos.

Cuando leo que Delibes diferencia en sus libros el arado romano, del arado terciado y del arado viñero, me reitero en mi teoría de que el maestro es un grandísimo observador.  Si diferencia estos tres tipos de arados es porque se ha pateado muchos pueblos.

Leemos en Viejas historias de Castilla la Vieja p. 28:

(…) y nadie podía imaginar cómo con una huebra y un arado romano corriente y moliente se consiguiera aquel prodigio.

Este apero de labranza que sirve para labrar la tierra e ir abriendo surcos en ella, es quizás el instrumento que mejor simboliza todo un modo de vida de los pueblos de España que hace ya unas décadas desapareció.

En Castilla habla, libro de 1986, escribe Delibes en la página 169:

No el arado viñero, que ése entra en cualquier parte, pero tampoco el grande, es decir, un arado terciado (…)

Estas dos palabras, arado y terciado, no se emplean nunca juntas por los pueblos que más ha frecuentado Delibes, al Este de Valladolid. El arado es siempre el mismo, ya sea en viñas o en terrenos de cereal. Terciar es labrar por tercera vez un terreno de barbecho. Suele hacerse en los meses de mayo-junio. Las dos primeras veces se denominan alzar (noviembre) y binar (febrero-marzo).

El arado viñero –que aparece también en el texto anterior- es el arado al que se le pone solamente un animal de tiro para que quepa por las viñas. El arado viñero es más pequeño que el de vertedera.

El arado de vertedera no aparece en las obras de Delibes con ese nombre. Delibes, que ha cazado y pescado en unas zonas más que en otras, recoge un léxico rural que suele ser común en amplias zonas de Castilla y León. Pero, indudablemente es un léxico más conocido en los pueblos de Valladolid más frecuentados por Delibes que en los pueblos del Bierzo (por poner un ejemplo) que tienen otras denominaciones para estas cosas. Así escuchó Delibes estas palabras con este sentido y así las ha dejado escritas en sus novelas.

                        Jorge Urdiales    www.jorgeurdiales.com