Tag Archives: jorge urdiales miguel delibes

«Madrid se mueve», Onda Madrid, 2007

                                                                                   Onda Madrid «Madrid se mueve» 12-11-07

Miguel Delibes reinventa el español. Diario ABC, 2006.

 

 

Publicado en ABC el 06/11/2006
POR ANTONIO ASTORGA
FOTO F. HERAS                                             

MADRID. Delibes ha confesado que si el lenguaje es en él una virtud, no es suya, sino del pueblo: «Si yo escribo bien es porque vosotros habláis bien y yo os he escuchado», reconocía ante sus paisanos en 1983, al recibir el doctorado «honoris causa» por la Universidad de Valladolid. El maestro Delibes le confesó en cierta ocasión a su hijo que le daban pena los ojos de los jabalíes y de los ciervos, y también los de las liebres. Y que no le gusta la palabra global: «¿Qué burla es esa del calentamiento global si hace frío en Burgos».
Miguel Delibes aterrizó en el secarral literario español como un meteorito, con dos ojos ávidos, grandes, abiertos como platos, para otear el horizonte. Corría el año 1947 y venía de ganar el premio Nadal. Según avanzaba, sus ojos iban acostumbrándose a ver un mundo devastado, con grandes hogueras disperas y un olor acre entre pólvora y carne quemada. El paisaje después de la batalla. Más de medio siglo y novelas después, Delibes ha construido en paralelo a la grandeza de su obra unos modos de ser y de hablar de la mítica Castilla sublimes, que rescata de modo exhaustivo y riguroso el profesor Jorge Urdiales Yuste en el «Diccionario del castellano rural en la narrativa de Miguel Delibes». Nació como tesis doctoral y ha sido publicado por la Fundación Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y El Norte de Castilla. Urdiales ha rastreado palmo a palmo las novelas de Delibes y ha acudido junto a su mujer al universo delibeano de los valles del Esgueva y el Duero para preguntar a sus habitantes. Captura Urdiales 1.469 términos intrínsecamente populares-rurales, de los que 1.043 están definidos en el Diccionario de la RAE, pero 329 no, lo que engrandece aún más la inalcanzable narrativa de Delibes. Una treintena de ellos (que reproducimos) se los aclaró por carta el autor al investigador.